Piercing en el ombligo.

Este tipo de piercing es una modalidad muy común entre las mujeres, que con frecuencia escogen esta opción. El piercing en el ombligo, es una zona bastante sencilla de perforar, esto facilita el procedimiento para colocarlo. Sin embargo, es importante conocer toda la información referente a este tipo de piercing para obtener buenos resultados durante su colocación.

 Breve resumen de su historia

piercing en el ombligo

Se trata de uno de los piercing más modernos en su género y que tienen pocos registros en las culturas primitivas. Es sobre todo, una moda propia del género femenino, ya que con frecuencia se asocia el piercing en el ombligo con las mujeres. Sin embargo, esto no significa que los hombres no puedan llevarlo, por lo que hay muchos que lo tienen.

Este comportamiento tiene su explicación, por lo que el ombligo de la mujer es más atractivo y redondeado. Otro factor, es que esta parte es una zona que por estar ubicado cerca del área sexual femenina tiende a ser más sensual y erótico.

La moda del piercing en la historia moderna comienza con las estrellas del pop, como Madonna a finales de los 80. Lo que hizo de este objeto una moda extremadamente popular, al ser usado cada vez con más frecuencia por los artistas.

De igual forma, la invención del bikini en los años 90 dio paso para que el cuerpo de la mujer se mostrara más. Así pues, el estómago en las mujeres se hizo más visible, lo que permitió la creación de este tipo de piercing. La inclusión de joyas para los piercings fue otro factor que dio popularidad a estos anillos. Cuya variedad de grandes joyas, permitió que muchas personas escogieran el diseño que más se adaptara a su cuerpo.

El piercing en el ombligo en la actualidad

En resumen, la historia sobre el piercing en el ombligo tiene un origen reciente, que es impulsado por el género femenino. Su diseño es muy variado y cada vez surgen nuevos objetos, más originales que hacen de este piercing una moda. Generalmente, se coloca en la parte superior del ombligo de tal forma, que la joya quede ajustada en el centro. Es una opción que los jóvenes de hoy en día siempre tienen en mente y que define la etapa adolescente. Época en la que muchas personas son más rebeldes y buscan experimentar todo tipo de costumbres en la sociedad.

¿Qué es un piercing en el ombligo?

piercing en el ombligo

Es un aro de metal decorado con joyas llamativas, el cual que se coloca en la parte superior del ombligo. Estos se consiguen en variedad de tamaños, estilos y colores que dependen del gusto de cada persona. Al comienzo, los piercings eran utilizados como sinónimo de formación en un grupo. Pero con el transcurrir del tiempo estas tendencias cambiaron, creando nuevas razones para el uso de este anillo en el ombligo. Entre los motivos más comunes para querer utilizar un piercing en el ombligo tenemos:

Por estar a la moda.

Muchas personas se realizan este tipo de modificación corporal, para seguir una tendencia. La cual es establecida por las culturas actuales, un personaje famoso o simplemente para mostrar un cuerpo a la moda. La variedad de diseños, colores y tamaños hacen posible que las personas puedan elegir el piercing de su preferencia.

Para mostrar una personalidad diferente.

En general, la mayoría de las personas que se han realizado un piercing, aseguran haberlo hecho para expresar una filosofía distinta. En otras ocasiones, los jóvenes realizan esto como un acto de rebeldía, para contrariar a sus familiares y padres.

Por ser una zona que se puede ocultar.

Algunas personas consideran la opción de colocarse un piercing en el ombligo, ya que este se encuentra en un área del cuerpo que esta oculta. Por lo tanto, pueden usarlos sin que nadie lo note y sin que afecte su imagen en el trabajo.

Cuál piercing escoger para el ombligo.

piercing en el ombligo

Es muy bien sabido que lucir una pequeña joya en el abdomen es muy atractivo y sensual para algunas personas. Pero es importante conocer cuál de estas prendas en formas de anillos es las más adecuada para tu ombligo.

  • Existen varias opciones, los más utilizados son los que tienen forma de bananas, en espiral o en forma de barra curva.
  • Es recomendable utilizar los de tipo banana y barra curva para uso diario, gracias a su sencillez.
  • Dejando los pendientes en espiral con joyas incrustadas para eventos sociales puntuales, debido a que su uso prolongado puede ser incómodo.
  • Otra opción muy común son los anillos, estos fueron muy populares en los 90 y todavía son usados.
  • Durante el embarazo, puedes encontrar joyas elaboradas con material flexible que se ajustan a la barriga. De esta forma, se evita que la perforación se cierre y se puede utilizar sin que resulte incómodo.

 Qué tan dolorosos son los piercing en la zona del ombligo

piercing en el ombligo

Cabe resaltar, que obviamente cada persona percibe el dolor en un grado diferente que otras al momento de colocarlo. Razón por la cual, no se puede establecer con claridad que tan doloroso puede ser. No obstante, hacer una perforación en esta zona no es muy doloroso, ya que es una parte de la piel blanda. Esta es similar a la que se realiza para colocar un pendiente en la oreja. Por lo que te puedes hacerte una idea en una escala de 1 al 10, la intensidad del dolor seria cuando mucho un 2.

Una vez realizada la perforación, algunas personas pueden experimentar una sensación de dolor durante los primeros días. Cuando se coloca un piercing, lo más recomendable para disminuir el dolor es acudir a un perforador experimentado. De esta manera, el encargado de hacer este trabajo te indicara como relajarte para que solo sientas un leve pinchazo. Un truco muy usado y que funciona bien es respirar profundo cuando se perfora la piel, esto ayuda a reducir el dolor.

El tratamiento a seguir después de colocar el piercing es muy significativo. Por lo que puedes tomar un analgésico o un ibuprofeno para aliviar el dolor en esa área del abdomen.

Tipos de perforaciones para el piercing del ombligo.

piercing en el ombligo

Existen varias técnicas que se pueden aplicar a la hora de realizar una perforación para un piercing en el ombligo. A continuación mencionaremos las más comunes.

En el ombligo.

La mayoría tienen un ombligo hacia adentro, pero algunas personas poseen un ombligo de forma distinta hacia afuera. En este caso, la colocación se hace a través de la piel en el propio ombligo. Este tipo de perforación recibe el nombre de piercing en el verdadero ombligo.

Inverso.

Es aquel que se realizar en la piel que está ubicada por debajo de la abertura del ombligo.

Doble.

Consiste en la combinación de 2 perforaciones en el ombligo, una en la parte superior y otra en la parte inferior. Emparejando la forma clásica con la del inverso.

Horizontal.

Se trata de una perforación que pasa por la parte superior de la cresta del ombligo en dirección horizontal.

 Procedimiento para colocar un piercing en el ombligo.

piercing en el ombligo

Generalmente, la zona del abdomen no es un área muy complicada. A pesar de esto, es importante evaluar el tamaño y la contextura del ombligo. También influye la habilidad que tenga el perforador para escoger el punto en el cual la piel sea lo suficientemente elástica.

El procedimiento para realizar una perforación en el ombligo se puede dividir en varias partes, de las cuales tenemos.

Desinfección.

Se limpia la zona con algodón y abundante alcohol. Es aconsejable emplear un hisopo, ya que este nos ayuda a limpiar de mejor forma el área interna del ombligo.

Mientras que con el algodón frotamos la parte exterior del ombligo y alrededor de esta zona. Con lo que se consigue una desinfección completa, tanto en la parte interna como en la externa, previniendo infecciones durante la perforación.

Marcado.

Se realiza una marca en la piel para que pueda servir de guía al momento de insertar la aguja. Es importante hacer estas marcas estando de pie, con el cuerpo estirado y otra estando con el cuerpo reclinado. Esto con el fin de comprobar que la joya no cause molestias, una vez que sea colocada en el ombligo.

Perforación.

Tomando unas pinzas para perforar se sujeta la piel del abdomen. Dejando ver a través de las pinzas, las marcas realizadas anteriormente. Luego por estas marcas, se perfora con una aguja de sección 14 g o con un catéter de 16g de diámetro. No es necesario atravesar por completo la piel en este paso, solo basta con pasar las marcas.

Colocación.

En la parte del hueco que tiene el catéter o la aguja, se coloca la punta del piercing. Ya en este punto si se puede atravesar por completo la piel con la aguja. Con esto se consigue que el pendiente entre en la perforación y se coloque en su sitio definitivo.

Cuidados y tratamientos para la cicatrización.

piercing en el ombligo

La zona del abdomen posee un flujo sanguíneo bajo, esto produce una curación y cicatrización lenta. Otro aspecto que interviene, es que suele estar afectado la fricción con la ropa y el movimiento diario que se realiza. El tiempo aproximado que suele tardar en sanar completamente una perforación en el ombligo es de 6 a 9 meses. Por lo que es importante, que apliques los cuidados necesarios durante este tiempo para evitar sufrir una infección. De esta manera, te mencionamos una rutina de cuidados básicos para curar por completo un piercing en el ombligo.

Limpieza diaria

Mantener el ombligo limpio es importante, por lo que debes realizar una limpieza 2 o 3 veces al día con un hisopo. Para esto, puedes usar una solución salina como agua de mar o el suero fisiológico, el cual ayuda a cicatrizar. También se recomienda usar alcohol para desinfectar la zona y mantener el ombligo libre de suciedad, hidratando los tejidos alrededor. Para finalizar, utiliza una gasa o algodón y con palmadas leves seca esta área.

Evita arrancar las costras

El proceso de curación natural del cuerpo genera costras durante la cicatrización de la herida, a través de una sustancia llamada linfa. Esta forma una corteza que puedes ablandarlas con suero fisiológico y retirarlas con suavidad usando una gasa. En algunos casos muchas personas mueven el pendiente para que este no se quede pegado. Sin embargo, esta práctica no es muy recomendable, por lo que se puede introducir bacterias en la herida con este movimiento.

Espera para cambiar la joya

Se recomienda no cambiar la joya durante los primeros meses, por lo que debes resistir la tentación de cambiar el pendiente. Ya que este se debe realizar una vez que el ombligo este curado por completo.

Consejos para el uso diario

piercing en el ombligo

  •  Debes evitar el uso de productos como cremas y lociones que no son buenos aliados para la piel, debido a que retrasan la cicatrización.
  • Cuando esta reciente, se recomienda no bañarse en piscinas ya que la presencia de ciertas bacterias y el cloro son problemáticos.
  • La ropa ajustada puede causar fricción y presión constante en el área del ombligo que generan molestias. En algunos casos produce sensibilidad, hinchazón y enrojecimiento. Se recomienda usar prendas más holgadas como faldas y vestidos que no ejerzan presión sobre esta área.

Con estos prácticos y sencillos consejos puedes usar un piercing en el ombligo sin problema alguno. Los cuales, por falta de información tienen mala fama de presentar inconvenientes con el uso y los cuidados diarios.